domingo, julio 03, 2011

Hace falta trabajar los problemas con los jóvenes

Los ministerios de la Juventud, la Mujer y Salud Pública deberían coordinar acciones para favorecer el miserable estado de situación de más del 65% de los jóvenes de la República Dominicana.

Los jóvenes de la República Dominicana, en su mayoría, padecen pobreza, marginalidad, falta de oportunidades, desigualdades, maltratos, discriminación y reciben un tratamiento, en general, que no se corresponde con el período de "crecimiento" al que están expuestos por la edad y por el interés que tienen de aumentar sus expectativas.

Las autoridades del gobierno hacen poco por los jóvenes, pese a que tenemos un Ministerio de Estado de la Juventud. Las políticas públicas, se ha demostrado, son discriminatorias y clientelistas. Eso pasa con los jóvenes dominicanos, pero igual ocurre con los de Bolivia, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Haití y muchas otras naciones de la región.

En particular las jóvenes sufren terriblemente muchas de las lacras sociales del país y en particular de la pobreza. Muchas jóvenes se prostituyen porque no tienen oportunidades para estudiar, trabajar y recibir una opción de vida más decente y deseable. El espacio social donde interactúan las obliga y las doblega. Muchas, a través del colmadón, pasan al mangueo y la prostitución. Van detrás de la oportunidad de alimentarse.

No van a la escuela. Los padres y madres las dejan en manos de los abuelos y abuelas. No tienen oportunidades de trabajo. Y usan su cuerpo para sobrevivir. Eso pasa en la República Dominicana con más frecuencia que la deseable. Y junto a la prostitución, al colmadón y al amiguito que la deduce, llega la droga, la enfermedad de transmisión sexual y la costumbre en la marginalidad, en la violencia. Un círculo que termina con la muerte.

Pocas instituciones y personas, en el Estado y en el sector privado, están trabajando realmente para ofrecer oportunidades a los jóvenes y las jóvenes. Al país le conviene estudiar lo que está ocurriendo, y ofrecer más recursos para que las escuelas puedan captar a esos jóvenes en la marginalidad, o para que instituciones que se dedican a ofrecerles orientación y oportunidades los puedan captar y sacarlos del círculo en que han caido.

En la región pasa algo parecido. En América Latina y el Caribe el 50% de los jóvenes menores de 17 años está activo sexualmente, un 65% de los jóvenes vive en condiciones de pobreza, Los siguientes datos deben llamar la atención:

• Entre 53% y 71% de las mujeres en la Región tuvieron relaciones sexuales antes de los 20 Años.
• El promedio de edad del primer coito es de aproximadamente 15–16 años para las jóvenes en muchos países de América Latina y el Caribe; para los varones el promedio es de aproximadamente

• 14-15 años7. Los jóvenes en ciertos países del Caribe inician la vida sexual a una edad tan temprana como los 10 y 12 años.

• Un número significativo de adolescentes mujeres están casadas o en unión. Entre el 18% (Perú), 38% (El Salvador) y 34% (Trinidad y Tobago) de las adolescentes están casadas a los 18 años. La mayoría de las relaciones sexuales entre las mujeres jóvenes se producen dentro del matrimonio.

• Entre una cuarta parte y la mitad de las adolescentes entre 15 y 19 años de edad en Guatemala, Perú, Haití y Brasil no saben que una persona con SIDA puede parecer saludable.

• Solamente el 30% de los jóvenes en el Caribe se preocupan del embarazo; el 26% utiliza anticonceptivos de forma constante.

• Las encuestas en el Caribe sugieren que el 40% de las adolescentes y el 50% de los adolescentes varones no tienen acceso a anticonceptivos durante su primera relación sexual.

• Entre el 35% y el 52% de los embarazos adolescentes en la Región no fueron planificados.

• Como promedio, el 38% de las mujeres se quedan embarazadas antes de los 20 años.

• En la mayoría de los países de América Latina, entre el 15 y el 25% de todos los recién nacidos eran hijos de adolescentes.

Tenemos una ley de juventud y una política de juventud. Hace falta que el Ministerio de Juventud llegue a preocuparse más a fondo de lo que ocurre con los jóvenes, y aporte políticas públicas consistentes. Lo mismo debe ocurrir con el Ministerio de la Mujer, que debía dedicar más atención y más recursos al tema de las jóvenes en condiciones de prostitución, conjuntamente con el Ministerio de Salud, que tendría más efectividad en sus planes de servicios si llegara coordinado con estas otras entidades estatales.

2 comentarios:

patricia dijo...

Interesante articulo

Todoyen politica dijo...

Es lo ideal para que no se produzca el cambio
http://todoyenpolitica.blogspot.com/2016/10/situacion-de-la-juventud-ante-los.html